Si bien, son muchas las empresas que manejan una política cada vez más transparente y de puertas abiertas con sus colaboradores, algunas son reticentes al mundo online, y optan por prohibir su uso durante la jornada.

De esta manera, en la empresa no hay acceso a Wifi y se restringe el uso del celular y de internet desde la PC de trabajo. La pregunta es ¿porqué toman estas medidas en un mundo cada vez más conectado?. Sencillamente por temor.

Las empresas tienen miedo de cruzar la línea entre lo público y lo privado, lo que sucede afuera con lo que pasa dentro de la organización. Tienen terror de dar a los colaboradores “el poder” para hablar mal de ellos, o de difundir información confidencial que pueda perjudicarlos. Lejos de juzgar sus válidos recaudos ante posibles amenazas nos preguntamos, aún sin acceso a redes sociales e internet ¿se evitan esos problemas?

Hoy en día, cada personal tiene su celular personal, y aunque no cuente con el wifi de la empresa, se convierte en un canal de comunicación sobre el que no tenemos ningún control. ¿vamos a prohibir el uso de este dispositivo a todo el personal? Es como si pretendieramos que todos sean robots que se limitan a cumplir su función en 8 horas sin emitir sonido alguno.

Otra preocupación de las empresas es la distracción del personal, por considerar que internet limita la productividad de sus funciones. Aunque hoy exista instagram, facebook y whatsapp, las charlas de oficina siempre existieron, y lejos de ser un problema, son la pausa necesaria para refrescar las ideas y continuar, porque convengamos que ninguna persona es productiva 9 horas seguidas (no nos engañemos). ¿Que ganamos silenciando las oficinas, evitando las conversaciones y los debates? Seguramente un clima de desconfianza, disconformidad e individualidad. Las conversaciones de pasillo, el sentido del humor y el contacto humano son necesarios, y colaboran con un clima ameno que promueve la integración y el trabajo en equipo.

En otro artículo hablábamos de los millennials y su impacto en el trabajo, ¿se imaginan a esta generación sin conexión con el “exterior” durante toda su jornada? Nosotros tampoco, simplemente porque ya no es una opción viable en el mundo laboral actual.

El secreto está en perder los miedos, viendo más allá de lo que podría pasar, y enfocándonos en lo que queremos que pase. Si el personal habla mal de la empresa, seguramente haya problemas que estamos pasando por alto, y lo conveniente sería que ellos encuentren un lugar dentro de la misma donde hacer su descargo, evitando que su único medio sea una red social externa.

Cuanto más confianza le demuestres al personal, mayor será su compromiso con la empresa. Lo ideal es cruzar la línea de a poco y con reglas claras, permitiendo que el cambio sea beneficioso para todos.

A los miedos les decimos, más comunicación, menos temor. Hacé el Clic!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s