Creando RSE

Al momento de plantear las Políticas de RSE de una empresa, es importante tener en cuenta los objetivos comerciales, su cultura corporativa y públicos de interés.

Hoy nos centraremos en la relación de la Cultura Corporativa con las políticas de RSE.

En primer lugar, y para despejar dudas, hablaremos sobre qué es Responsabilidad Social Empresaria. Podemos decir que es el conjunto de decisiones de una empresa, sobre aspectos de su accionar que implican mayor compromiso con la comunidad, el medio ambiente y la ética de negocio. RSE es Sustentabilidad, Derechos Humanos, Participación con la Comunidad, Protección del Medio Ambiente, Transparencia y Rendición de Cuentas.

Cada empresa debe tener la capacidad de definir su propio concepto de RSE en base a su cultura organizacional. RSE no es filantropía, voluntariado o acciones solidarias aisladas. De nada sirve que un Casino realice donaciones a ONG, si primero no reconoce la repercusión que su negocio tiene en la sociedad. Una política de RSE coherente, sería por ejemplo, crear y financiar programas de acompañamiento para ludópatas en rehabilitación. Este podría acompañarse de otras acciones que den apoyo al mismo, pero es ese programa el que le permitirá a la empresa contribuir con el bienestar social, desde su actividad de negocio en particular.

Las políticas de RSE, se definirán teniendo en cuenta la cultura de la empresa, esto es, considerando la identidad de la misma y todo lo que representa con sus valores, misión y visión. Claramente, debe haber una coherencia entre lo que digo y lo que hago, es decir, entre lo que promulgo como misión y lo que aplico en la actividad diaria.

La importancia de la cultura corporativa para aplicar políticas de RSE, radica en la necesidad de que estas políticas sean comprendidas y aplicadas en primera instancia por los empleados. Son ellos los que darán sentido y fuerza a las acciones que se realicen externamente. Los empleados funcionan como público interno y externo, y en esta doble función, también cumplen el rol de comunicadores. En este sentido, la comunicación cumple un papel fundamental, por lo que debemos aprovechar todos los medios disponibles para dar a conocer lo que la organización hace, sin caer en el marketing o la publicidad de la RSE. 

Es importante comunicar las acciones, porque la sociedad necesita buenos ejemplos a seguir, y a su vez, las empresas necesitan comenzar a ser nuevamente creíbles para la sociedad. Además, informar abiertamente las acciones, saca a las empresas de esa posición cómoda que puede darles el perfil bajo, responsabilizándolas de su accionar.

En definitiva, la comunicación es la que permitirá darle sentido a esas políticas, alineadas a los objetivos comerciales y a la propia identidad corporativa. Una organización que comunica eficazmente sus acciones, proyectos y decisiones es una empresa creíble, que atrae inversionistas y mejora el bienestar y la calidad de vida de quienes conforman su entorno.

Sin cultura, no hay RSE que subsista.

#CulturaCorporativa #RSE #ComunicaciónCorporativa

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s