Cuando se trata de comunicarse, existen 3 tipos de personas, el que le cuesta expresarse, el que es invadido por las emociones y el es muy claro hablando. En definitiva, todos están necesitando expresar algo, aunque cada uno lo haga a su manera. El problema es cuando esa forma de expresarnos no nos da los resultados esperados, o peor aún, nos genera más problemas. Identificando cómo nos comunicamos, podemos conocer cómo mejorarlo:

1- No sé como decirlo, mejor me callo.

Este es el pensamiento de un comunicador pasivo, que suele tener poca o nula participación en las conversaciones. Si sos pasivo, necesitas entender que el otro no va a poder adivinar nunca lo que quieras, aunque te conozca mucho o lo creas muy obvio, sos el único que puede hablar en tu propio nombre. Por eso, si sentís que te cuesta expresarte, comenzá implementando el ejercicio de dar tu opinión en las conversaciones diarias y comunicar lo que necesitas o te interesa.

2- ¡Me van a escuchar porque yo lo digo!

Si te enojas demasiado cuando no te escuchan podes ser un comunicador agresivo, que no quiere decir que andes molesto por la vida, sino que tu forma de comunicar puede ser dura o invasiva para otros. Si sos del tipo agresivo, tenes que considerar que aunque no seas responsable de las interpretaciones del otro, sí sos responsable de lo que decís y haces, y por eso, podes trabajar en el cómo te comunicas, considerando los intereses y las necesidades del otro. Empezá por practicar la empatía, moderá tus tonos de voz y usar preguntas cómo ¿qué opinas al respecto? ¿te parece bien? o ¿qué necesitas?.

3- Esto es lo que necesitamos, si te parece bien, podemos hacerlo.

El comunicador asertivo, es el punto de equilibrio entre pasivo y agresivo, porque considera sus intereses, sin pasar por encima de las necesidades del otro. Si sos asertivo, tenes unos puntos extra a tu favor, pero no cantemos victoria antes de tiempo. Seguramente, no sos asertivo en todos los ámbitos o en todo momento, por eso el trabajo acá, es trasladar tu comunicación asertiva a todas tus comunicaciones. 

Todo sería más fácil si pudiéramos identificar rápidamente de que tipo somos, para saber qué es lo que tenemos que trabajar al respecto. La cuestión, es que en la diaria nos comunicamos de estas 3 maneras a la vez, y ahí es cuando la cosa se pone difícil. Por eso, te proponemos que empieces a identificar en qué momentos no estas siendo del todo claro en tu comunicación, para empezar a aplicar más asertividad donde lo necesites. 

Vos, ¿Cómo te comunicas mayormente? 

Si te gustó el artículo recomendalo o dejanos tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s